La iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días


La religión mormona nace gracias a las visiones de Joseph Smith en 1827, cuando declaró que Dios -el Padre-, y su Hijo Jesucristo, habían hablado con él para explicarle las verdades de la venida de Jesucristo, y donde además, se le daba la misión de reconstruir la iglesia cristiana como se le conocía hasta ese entonces.

Tiempo después, Smith escribe “El Libro del Mormón” –texto similar a la Biblia para los católicos-, donde traspasa la información recibida por un ángel enviado por Dios. En palabras de Smith:

“Ví que se aparecía una luz en mi cuarto, y que siguió aumentando hasta que la habitación quedó más iluminada que al mediodía; cuando repentinamente se apareció un personaje al lado de mi cama, de pie en el aire, porque sus pies no tocaban el suelo, su persona brillaba más de lo que se puede describir, y su faz era como un vivo relámpago. Me llamó por mi nombre, y me dijo que era un mensajero enviado de la presencia de Dios, y que se llamaba Moroni; que Dios tenía una obra para mí, y que entre todas las naciones, tribus y lenguas se tomaría mi nombre para bien y para mal, o sea, que se iba a hablar bien o mal de mí entre todo pueblo. Dijo que se hallaba depositado un libro, escrito sobre Planchas de Oro, el cual daba una relación de los antiguos habitantes de este continente, así como del origen de su procedencia. También declaró que en él se encerraba la plenitud del evangelio eterno tal cual el Salvador lo había comunicado a los antiguos habitantes.”

En 1830 luego de la publicación de “El Libro de Mormón”, se crea la Iglesia de Cristo, que luego pasó a llamarse “La iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días” –SUD-, y a sus seguidores se les denomina mormones. Pero ¿cuáles son sus creencias?

Los mormones pertenecen a la iglesia cristiana, pero no son católicos ni protestantes. Creen en Dios padre, su Hijo y el Espíritu Santo como 3 entes distintos, también dicen que Jesús es el salvador del mundo, el Mesías, unigénito de Dios; explican que él creó la tierra bajo la dirección de Dios, de quien heredó sus poderes divinos, además creen que Dios no creó la tierra de la nada, sino que reorganizó lo que ya existía.

En las escuelas mormonas enseñan que Jesús nació de la virgen María de quien heredó la mortalidad, por ende sería mitad hombre mitad dios. Creen que sufrió por nosotros en el jardín de Getsemaní, y en la cruz del calvario donde sacrificó su sangre expiatoria y murió por todo el género humano. Cuentan que tres días después de su muerte, su cuerpo resucitó y visitó a sus discípulos.

Las primeras enseñanzas son: la Fe en el Señor Jesucristo, el arrepentimiento de nuestros pecados, bautismo por inmersión para la remisión de los mismos, la imposición de las manos para comunicar el don del Espíritu Santo, que es la confirmación en la iglesia. Creen que Jesús pide que sus discípulos obedezcan estos principios y ordenanzas, pero es por medio de la misericordia y gracia de Él, que pueden vencer esta vida y vivir con Él en gloria eternamente.

Los mormones utilizan la Biblia –palabra de Dios-, y el Libro de Mormón –voluntad de Dios-, ambos deben ser estudiados y aprendidos por los integrantes de SUD. Reconocen la necesidad de recibir autoridad divina para actuar en nombre de Dios, es decir sacerdocio, y para poseerlo el hombre debe ser llamado por el Señor a través de una profecía, y debe ser ordenado por la imposición de manos por aquellos que tienen la autoridad de Dios.

Las revelaciones de la divinidad provienen directamente de Dios hacia el presidente de la iglesia, quien es considerado como un profeta, como Abraham y Moisés. Los fieles reciben revelaciones para enfrentar desafíos personales y problemas del alma, y los padres tienen derecho a la guía de Dios para criar a su familia. Los hijos deben seguir la misma fe de sus padres. Una creencia importante se expresa en el pasaje de las escrituras, donde dice que existen los hombres para que tengan gozo, ya que la felicidad y el gozo son los verdaderos fines de nuestra existencia.

Como parte del Plan Divino Celestial, los hijos de Dios –las personas-, vienen a la tierra para recibir cuerpos físicos, ganar experiencia y probarse dignos de regresar a vivir con Él en el cielo. La Biblia dice que todos somos hijos de Dios y por eso dependerá de nuestros actos el compartir con el Señor a través de la convivencia pre-terrenal. Gracias a la resurrección de Jesucristo todos reviviremos y mediante su expiación todos podemos participar de su amor misericordia y perdón, la unidad familiar en esta vida y el potencial de tener relaciones familiares eternas forman la base del evangelio de Jesucristo, es decir, los matrimonios no terminan con la muerte sino que pueden continuar en la eternidad si las parejas viven una vida digna de esa bendición.

La iglesia enseña y sigue la estricta ley de moralidad del Salvador y enseña la honradez,  integridad, la obediencia a la ley, la castidad fuera del matrimonio y la fidelidad dentro del matrimonio. Se recalca la buena alimentación y estado físico, se prohíbe el uso del tabaco, bebidas alcohólicas té, café, drogas ilegales y abuso imprudente de cualquier sustancia psicotrópica o dañina para el cuerpo, mente y alma. La práctica del diezmo es obligatoria para aquellos seguidores fieles, y con esto se financia la obra de Dios y los programas internos y externos de la iglesia como los programas de construcción, educación misional, cursos de estudio y servicios humanitarios que benefician tanto a miembros como personas externas de la iglesia SUD.

Aspectos de conflicto dentro de la iglesia SUD

A pesar de que en la Biblia dice que todos somos hijos de Dios, la iglesia SUD, ha relegado a las mujeres de cargos importantes como el sacerdocio, y las mantiene para labores sociales y para impartir la religión entre sus hijos. Una situación similar pasaba con la raza negra, a la que no se le permitía dar el sacerdocio, sin embargo la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días se ha ido renovando para dar mayor espacio tanto a negros como a mujeres, y de esta manera adaptarse a los tiempos actuales.

Un punto controversial es la poligamia de Jesús según los antiguos apóstoles de SUD, Orson Hyde, Orson Pratt y Jedediah M. Grant. Según ellos, Jesús tenía varias esposas, y entre ellas estaba María Magdalena. Muchos de los antiguos líderes de la iglesia SUD, cumplían este principio fielmente teniendo algunos hasta 30 esposas. Hoy la iglesia SUD no permite la poligamia y hace un énfasis en la importancia del matrimonio y de la familia, teniendo como elemento principal la fidelidad.

La expiación de la sangre es otro punto de discusión ya que los antiguos profetas mormones, entre ellos Joseph Smith creían que no bastaba con el derramamiento de sangre de Jesús, sino que cada uno debía derramar su propia sangre para el perdón de los pecados. Hoy la iglesia no le toma importancia al derramamiento de los fieles, sin embargo aún no es denunciada ni negada por ellos.

Además, la creencia base de que Jesús nació a través de la una relación entre  Dios y María, es decir, el cuerpo humano de Jesús fue concebido y engendrado por el Padre Celestial y María de la misma forma en que los niños son concebidos, o sea, a través del coito, ha sido criticado últimamente por la iglesia SUD, sin embargo nunca se ha denunciado oficialmente.

También la existencia del pasaje bíblico de Lucas 16:16 les ha traído más de algún problema con los detractores de esta religión, ya que el extracto afirma que “La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él”, para muchos, esto significa que los profetas sólo existieron hasta Juan Bautista, lo que significaría que los profetas de los mormones no serían enviados de Dios. SUD continúa afirmando la existencia de sus profetas.

Otra de las creencias más curiosas, es la de las piedras videntes. El Libro de Mormón es un documento traducido, escrito originalmente en una mezcla de idiomas del que se rescata el antiguo egipcio; sin embargo Joseph Smith no era un hombre muy culto, por lo que según cuenta la historia SUD, el Señor le proporcionó unas piedras videntes –Urim y Tumim-, las que le ayudarían en la traducción del libro. Para muchos, la idea de dos piedras videntes escapan de la razón y realidad humana, sin embargo para los mormones éstas fueron clave para la traducción de lo que ellos conocen como el Libro de Mormón.

Fuente:

www.losmormones.org

http://creenciasmormonas.com

www.4mormones.org

http://www.lds.cl/s/