Príncipe Harry: paparazzis le quitaron a su madre, ahora van contra su esposa

principe_harry_y_meghan_markle_crop1528901933808.jpg_1834093470
Meghan Markle de nuevo está siendo atacada debido a unas polémicas fotografías.

El mes de septiembre del 2017, la justicia francesa condenó al seminario Closer pagar una indemnización de 190.000 euros a los duques de Cambridge, el príncipe William y Kate Middleton por unas fotografías que la revista mencionada había publicado en uno de sus números.

En las imágenes se veía a la futura reina de Inglaterra tomando el sol en topless en el chateau que el Vizconde Linley, tío del segundo príncipe William tiene en Provenza. Sin embargo, el matrimonio ganó la demanda y donaron el dinero obtenido a una beneficencia.

Hasta ahí todo bien, pero en la actualidad parece ser que esto ha dado un giro inesperado, ya que los abogados de Closer han presentado un recurso para que se revise la cantidad de esa indemnización.

La razón es que se “reclama” y se considera hasta “hipócrita” que los Cambridge hayan obtenido una cantidad de dinero tan elevada por esas fotografías mientras que otros están muy “felices con las fotos sexys”.

¿La prueba? Unas fotografías en las que Meghan Markle aparece posando de manera “provocativa” y muy sensual en año 2013 para la revista Men’s Health. La actual duquesa de Sussex aparece desabrochándose la blusa para mostrar su sujetador y apoyada en ropa interior en una barbacoa.

“Asar a la parrilla nunca fue tan sexy como con Meghan Markle”, es el titular.

El diario Daily Mail dio a conocer a través de una cita la opinión de uno de los abogados en defensa:

“Están contentos con las fotos sexys cuando tienen el control, pero demandan elevadas sumas de dinero cuando no están autorizadas”.

“ […] Es ridículamente hipócrita, tal y como refleja la escandalosa indemnización. En Francia, este tipo de multas suele rondar los 100 euros”, asegura misma fuente.

Mientras tanto, la redactora jefe de Closer y el director de publicación fueron condenados a una pena máxima de 45.000 euros de multas. Los fotógrafos por su parte, fueron multados cada uno con 10.000 euros.

Publicidad