Gimnasia facial está en tus manos

¿Ya conoces qué es y cómo funciona la gimnasia facial? Nosotras hoy te vamos a contar un poco de cómo debes utilizarla solo necesitarás dedicarle unos pocos minutos diarios y de este modo podras empezar a notar cómo disminuyen las arrugas y aumenta la vitalidad de tu piel.

La gimnasia facial nos ayuda a estimular la circulación sanguínea, de este modo le otorgamos a nuestra piel un extra de nutrición que vamos perdiendo poco a poco con el paso del tiempo, ¡Anímate a utilizarla! nosotras te vamos a enseñar cómo hacerlo.

Rutina de gimnasia facial

1. Antes de comenzar es super importante que calentemos motores, es decir, debemos relajar las musculaturas de la cara, cuello y los hombros, puedes realizarte un pequeño masaje golpeando con la yema de los dedos las zonas indicadas.

2. Sientate delante de una mesa y coloca un brazo encima de ella en posicion horizontal y el otro vertical, vas a proceder a cerrar una mano en un puño y colócala debajo del mentón haciendo fuerza con la barbilla contra el puño, vas a mantener la presión durante 6 segundos y luego relaja.

3. Luego con una toalla enrrollada la vas a colocar debajo de la barbilla, levantas la mandíbula hacia arriba y desliza la toalla por debajo de la mandíbula, vas a mantener la presion por 6 segundos y luego relaja.

4. Ahora vas a hinchar las mejillas con aire, golpea suavemente on las yemas de los deods sobre ellas y echa todo el airesuavemente.

5. Con los pulgares e índices vas a crear la forma de unas gafas y te las vas a colocar sobre el contorno de los ojos tensando la piel de arriba y de abajo de la zona, vas a mantener la presión parpadeando durante 10 a 20 veces.

6. Si quieres despedirte de las patas de gallo solo vas a colocar los dedos en las sienes e intentar que estos lleguen hasta la parte superior de las orejas, vas abrir la boca y desplazar la mandíbula de adelante a atrás y mantén la tension durante 6 segundos.

La gimnasia facial más que aportar beneficios estéticos también ayuda con problemas de parálisis facial, dificultad de dicción, problemas articulatorios y cicatrices retractiles.

Publicidad