La importancia de conocer el propio cuerpo

 

Cuando le pregunto a las pacientes que asisten a Centro Miintimidad, si alguna vez se han mirado o explorado sus genitales, me sorprende que un porcentaje muy importante dice que nunca lo ha hecho, que no han tenido la curiosidad por hacerlo, que encuentran que son muy feos y les da asco.

 

Después de una minuciosa evaluación sobre su historia medica y sexual, realizamos un examen clínico y determinamos la pauta de tratamiento a seguir, según los resultados que hayamos obtenido.

En una primera etapa del tratamiento, les pido que estudien sobre anatomía de los genitales femeninos, realicen un dibujo y le pongan nombres a cada estructura.

A muchas de las pacientes, les dificulta hacer esta tarea, pues el solo hecho de meterse a internet y mirar imágenes de los genitales, les genera gran sensación de desagrado.

Cuando les pregunto si aprendieron algo nuevo con la tarea, el 100% contesta que sí.

Entre las cosas más sorprendentes podemos mencionar:

– No sabían que no se orinaba por la vagina

– Pensaban que el clítoris estaba dentro de la vagina

– Creían que todos los genitales eran iguales

– Confundían la vagina con la vulva

– No sabían que el clítoris no es solamente lo que visualizamos, como la punta de un iceberg, sino que tiene un cuerpo y ramas, las cuales pueden medir hasta 10 centimetros

– Se imaginaban que la vagina era mucho más corta, rígida y lisa.

Aunque parezca extraño, una paciente me preguntó: “¿La vagina está conectada con el mismo tubo que la boca?”.

Después de realizar su dibujo y estudiar de la anatomía genital, les pido que tomen un espejo y comparen sus genitales con el dibujo, y luego integren a su pareja en este ejercicio, para que ambos aprendan y se interioricen.

Yo les explico que los genitales son como las caras, todos distintos, algunas tienen los labios mayores más grandes, otras los menores más pequeños, las formas y coloraciones de la piel del área genital son distintas.

Ahondando más aún sobre el tema, les pregunto si en su casa o en el colegio recibieron algún tipo de educación sobre la anatomía genital.

La gran mayoría responde que en la casa casi no se hablaba del tema y que en algunas ocasiones les dijeron que los genitales son como una joyita, que debe estar muy bien guardada, que es feo tocarse y que en la ducha deben lavarse con un trapito o una esponja y nunca tocar directamente la zona.

Por otro lado en el colegio les enseñaban sobre los genitales internos, o sea donde está el útero, trompas ovarios, pero casi nunca sobre los genitales externos.

Teresa decía “aprendí el uso del condón, como prevenir embarazos y enfermedades de transmisión sexual, pero no sé nada de sexualidad”.

Los/as invito a sacarse los velos, a estudiar, explorar y aprender sobre vuestro cuerpo y en especial sobre las zonas íntimas.

 

Odette Freundlich

Directora de Centro Miintimidad

Kinesióloga especialista en disfunciones del suelo pelviano y sexualidad

www.miintimidad.cl

[email protected]