Escoger el vestido más adecuado para tu figura


Seguro que cuando te invitan a algún evento de gala, como un matrimonio o una fiesta de graduación por ejemplo, te llenas de dudas porque no sabes cómo escoger el vestido más adecuado para tu figura.  Si bien es cierto, hay muchos vestidos hermosos, lamentablemente no a todas nos lucen como a las modelos que vemos en las revistas.  Por eso, en Belleza y Alma te damos una serie de tips para que al momento de elegir el vestido realces tus características físicas, te veas hermosa y te sientas segura de ti.

Antes de salir en la búsqueda de ese vestido especial, debes pararte frente a un espejo y observar tu cuerpo.  Fijarte bien si tienes mucho busto o si estás en la situación contraria; pon atención a la longitud de tu piernas en relación a tu tronco –si tienes piernas largas, si te sucede todo lo contrario o si están equitativos-.  Tampoco puedes dejar de poner atención a tu pancita.  Tener claridad respecto a todos estos factores te ayudará a realizar la mejor elección posible, pero recuerda que por más bien que te quede el vestido y el maquillaje, es necesario que tu actitud diga que te sientes cómoda y hermosa con lo que traes puesto.

Si eres una mujer curvilínea:

Prefiere: estilos semi ajustados que sigan suavemente tus curvas y que muestren tu cintura sin muchos adornos o cinturones porque te harán ver demasiado ancha.  Si te gusta la ropa un poco holgada, tu cuerpo se ideal para sacarle provecho a los vestidos semi anchos y cortos –de los que se usan con calzas debajo-, porque tu figura no dejará de notarse y se verá muy delicada.

Lo que debes evitar: Cualquier cosa que sea demasiado suelta o muy ajustada (incluyendo los estilos  con corsé que aprieten demasiado la cintura porque te verás “apretada”) y sin nada de escote.

Lo que no puedes olvidar: Elige telas de peso medio y tejidos suaves. Opta por vestidos con escotes profundos,  que dejen fuera un hombro o estilos sin tirantes porque producirá un efecto adelgazante.  Recuerda mostrar algo piel, si el escote es  recatado expone las piernas.

Si eres una mujer con un cuerpo más juvenil y menos desarrollado:

Prefiere: estilos más apretados y de telas un poco más gruesas porque te añadirán más curvas.  Si no quieres telas más pesadas o no quieres más curvas, las líneas resaltarán tu cuerpo de una manera maravillosa.

Lo que debes evitar: los estilos con mucho volumen, tipo camisetas porque parecería que estás perdida al interior de la ropa.

Lo que no puedes olvidar: Los plisados –pinzas- sirven para crear la ilusión de más curvas.  Las faldas ajustadas siempre realzan la silueta femenina y los vestidos hasta la rodilla destacan la figura esbelta.

Si eres una mujer con mucho busto:

Prefiere: vestidos con la parte superior semi ajustados, con escotes abiertos y con corte a la cintura.

Lo que debes evitar: vestidos con escote alto con líneas semi circular de un hombro a otro, porque tu busto ser verá mucho más grande.  Tampoco recurras a vestidos rectos y sin forma, como las túnicas. Evita las mangas y los cinturones anchos.

Lo que no puedes olvidar: Seguro que un escote V  o un escote tipo pala te quedará perfecto. Trata de usar faldas con un poco de brillo y más sueltas porque así equilibrarás la atención que atraerá tu busto y  lograrás movimiento.  Si además escoges telas suaves te verás muy femenina.

Si eres de las mujeres que tiene busto pequeño:

Prefiere: Los vestidos de corte imperio, con un pequeño corte bajo el busto. Si es sin tirantes mucho mejor porque añade definición al busto.

Lo que debes evitar: Cualquier cosa que tenga un espacio que deba ser rellenado.  Por ejemplo, algunos corsé vienen con formas que no se adaptan a tu silueta.

Lo que no debes olvidar: Los pliegues y plisados sobre el busto ayudarán a crear la sensación de mayor plenitud. Otra buena opción es preferir aquellos vestidos  con la cintura ceñida porque crearán la ilusión de un busto más grande.

Si tienes un vientre pronunciado:

Prefiere: Vestidos que no acentúen la cintura, tales como los de líneas sutiles y los de estilo Imperio.  También puedes optar por vestidos con chaquetas o abrigos a juego.

Lo que debes evitar: Todos los que acentúen la cintura y los vestidos que son demasiado apretados, rigidez o voluminosos.

Lo que no puedes olvidar: Una buena opción para alejar la atención de vientre es usar escotes más abiertos.  Además, los vestidos de un color son los que más ayudar a verse delgada y sin ese molesto rollito. Otro estilo que queda muy bien para disimular es el tipo blusón.

Si eres de las mujeres con piernas largas:

Prefiere: Vestidos tipo gota, es decir, con la parte del tronco más apretado y bajo la cintura más suelta.  También puedes optar por los vestidos rectos.

Lo que debes evitar: telas rígidas y vestidos con cinturones u otros detalles en la cintura.

Lo que no puedes olvidar: Usar escote en V profundo para alargarlo. Además prefiere aquellos vestidos cortos –hasta la rodilla- y apretados o bien, apretados en los muslos, pero  sueltos desde la rodilla hacia los tobillos.  Prefiere los detalles de la cintura, como las costuras por ejemplo, ya que ayudan a centrar la atención en el torso.