Transforma una discusión en conversación sana

A veces caemos en un discusión sin necesidad que al pasar la tempestad pensamos ¿por qué lo hice? o ¿qué dije?, entonces hacemos introspectiva y nos damos cuenta que en realidad armamos un show y una pelea de una tontería, que se pudo arreglar conversando y sin hacer que las partes terminaran molestas, para evitar eso debes tener en cuenta estos datos:

  • Ser agradable: Al comienzo, intermedio y final de la discusión siempre debes mantener una actitud agradable, de esta manera la otra persona no se pondrá a la defensiva. No hay nada peor que mostrarte por encima del otro y totalmente cerrada a la posibilidad de escuchar lo que tiene que decir.
  • Escucha lo que dices: Es importante que siempre estés en conocimiento de lo que dices, cómo lo haces y si tus palabras son fuertes, pesadas y/o sarcásticas, además ten en cuenta el tono que utilizas al hablar, recuerda que mucho depende de esto cómo va a responder el otro.
  • Cero críticas: Por encima de criticar, valora, es posible que la queja que te están planteando esté fundamentada y tú no te diste cuenta, a cualquiera le pasa, acepta las opiniones de los demás y no te pongas a la defensiva por ello ni las juzgues.
  • Respeto ante todo: En todo momento debes respetar, bien sea que tengas razón o no, si te gusta o no lo que te están diciendo, estás de acuerdo o en desacuerdo, en cualquier escenario debe prevalecer el respeto, porque sencillamente no puedes exigir algo que no das.
  • Cede el don de la palabra: Hablar por encima del otro es algo bastante común y un error, escucha detenidamente lo que tiene para decir y cuando termine entonces das tu opinión al respecto, haciéndole ver que entendiste lo que dijo aún cuando no necesariamente estés de acuerdo.
  • Deja de culpar: Evita todo lo posible frases como “tú siempre”, “tú nunca”, “la otra vez”, entre otras, aunque sea algo que ha repetido y tengas motivos para estar disgustada, no traigas a la mesa el pasado, enfócate en buscar una solución, sin realzar posibles patrones.
  • Honestidad al 100%: Si tiene razón y te equivocaste, reconócelo, es algo normal, todos somos humanos y nos equivocamos, solo debes aceptarlo y buscar una solución a ello.
Publicidad