Viajar por tu propio cuerpo puede aumentar tu vida amorosa

conoce tu cuerpo para disfrutar masProbablemente piensas que conoces tu cuerpo bien, pero puede que te sorprendas. Las mujeres están a menudo en la oscuridad acerca de sus genitales porque sus partes están escondidas. Así que pon alguna luz en tus partes privadas y ve cómo tu vida sexual se eleva.

A pesar de la apariencia externa dramáticamente diferente de los genitales, los hombres y los cuerpos de mujeres son reflejos exactos el uno del otro. Tanto los machos como las hembras empiezan como tejido idéntico cuando la esperma entra en el óvulo. El mismo tejido que forma ovarios en mujeres forma testículos en hombres —lo mismo para los labios vaginales y el escroto, y el clítoris y el pene. ¡Y aunque hay obvias diferencias en la manera en que nosotras experimentamos el sexo —como cinco mil millones de orgasmos para él por cada uno de los nuestros!— el viaje es notablemente semejante.

Pero hay una diferencia mayor: los hombres pueden ver sus partes y las mujeres, no. Todo lo que los hombres tienen que hacer es mirar hacia abajo, jugar un poquito y todo se revela. Las partes de las mujeres, por otro lado, no están a la vista — y por eso nosotras sabemos menos acerca de nuestros cuerpos y nuestros genitales, en particular. Aunque somos curiosas. La mayoría de las mujeres, alguna vez, ha mirado su vagina en un espejo de mano. ¿Pero incluso aunque hayas mirado con admiración (y posiblemente horror) —enfrentémoslo, los genitales de ninguno de los sexos ganarían competencias de belleza, cierto?— sería bueno que mires otra vez. Mientras más sepas sobre cómo funciona todo, mayor placer conseguirás en el sexo. Tomemos una visita de tu cuerpo. Cierra las cortinas, toma un espejo pequeño para identificar cada parte de la que hablamos y apaga tu teléfono celular. Los próximos 5 a 10 minutos de exploración pueden hacer una diferencia masiva en tu vida sexual.

Las partes exteriores

Los órganos externos —todo lo que puedes ver afuera— son sabidos colectivamente como la vulva. El pedacito carnoso con vello púbico es lo llamado el monte puviano o sólo el monte. Su función es actuar como un cojín durante el acto. Por más que hagas dieta (y por favor no la hagas), todavía será más carnoso que el resto de tu cuerpo. Los labios mayoreslabios menores son los labios vaginales exteriores, los dobleces de piel cubiertos con vello púbico. Ábrelos y destaparás los , los labios interiores, generalmente violáceos y ligeramente húmedos porque contienen glándulas que secretan flujo. Los labios exteriores cubren generalmente los labios interiores, pero no te preocupes si los tuyos sobresalen un poco: eso es normal también. Mientras estamos en el asunto de lo “normal”, el color de los labios puede ser de rosa brillante a púrpura o café oscuro. Los labios vaginales tirán hacia rojo y se hinchan cuando estás exitada. Mmm, ¿te recuerda a algo?

El himen es la membrana delgada que cubre a veces la apertura a la vagina si todavía eres virgen. Decimos “a veces” porque, incluso si no has tenido relaciones sexuales, el himen puede desaparecer debido a un entrenamiento super entusiasmado en el gimnasio, la equitación, los tampones, e incluso un “acariciar” apasionado de tu novio. (No es una barrera impenetrable, de todos modos, tiene hoyos para permitir que la sangre menstrual escape). El perineo es el área lisa de piel entre el ano y la apertura vaginal. Es sumamente sensible al estímulo sexual porque la parte ocultada del clítoris está directamente abajo.

Las partes interiores

La apertura vaginal es la parte de la vagina que es penetrada por el pene cuando tienes relaciones sexuales. Pero, al contrario de la percepción popular, realmente no es un hoyo; es un tubo muscular. Pon los dedos dentro cuando no estés excitada, y podrás sentir fácilmente ambos lados tocarse. La vagina tiene aproximadamente 10 centímetros de largo y se inclina en un ángulo ascendente desde la parte baja de tu espalda, extendiéndose hacia la cerviz, hasta la puerta del útero. Un pene no puede penetrar más lejos de lo que naturaleza permite, porque la entrada al útero es más pequeña que la anchura de éste. (Es sólo durante el nacimiento que se abre para permitir que el bebé salga).

Cuándo estás excitada, el útero y la cerviz se suben, alargando el tubo vaginal. Cuándo el pene penetra, las paredes de la vagina se estiran para acomodar la diferencia. De ahí que, aunque el pene promedio tiene 12 centímetros de longitud y la vagina media tiene 10 centímetros, él puede ajustarse de todos modos.

La uretra es el hoyo diminuto por el que orinas — lo que no suena emocionante o pertinente al sexo, pero ¡espera! ¡Hay más! Los investigadores norteamericanos revelaron recientemente el potencial erótico de lo que ahora han llamado el Punto U, al descubrir que las mujeres tienen una respuesta sexual poderosa cuando el área es estimulada suavemente por un dedo, la lengua o la punta del pene. Busca un pequeño parche de tejido eréctil sensible justo encima y a ambos lados de la apertura uretral y dile a él que se concentre en esa área (usa lubricación a menos que estés realmente húmeda). Durante el acto, abre tus piernas, apretándote contra su pene y pelvis para permitir un máximo contacto.
La parte más importante
Se ha escrito esto muchas veces, pero no podemos dejar de repetirlo porque es un hecho maravilloso: el clítoris es el único órgano en el cuerpo entero puramente diseñado para el placer. (¡Yupi!). Se parece a una arveja diminuta cubierta por una capucha protectora de piel. Los hombres tienen el equivalente del clítoris por el lado superior del pene, pero de está cubierto completamente por piel, mientras la punta del clítoris sale y es visible. En resumen, el clítoris tiene alrededor de 10 centímetros de largo, pero la mayor parte está ocultada bajo la superficie. Cuándo la punta es estimulada, el clítoris se engruesa, se pone firme y sensible. Es realmente una mentira decir que algunas mujeres pueden tener un orgasmo sin estímulo del clítoris, porque la penetración sólo da masajes a las partes ocultadas.

He aquí algunas trivialidades acerca de los orgasmos: los hombres a menudo pueden alcanzar el orgasmo en dos o tres minutos; las mujeres necesitan generalmente entre 10 y 20. ¡El orgasmo masculino dura alrededor de cinco segundos mientras que el orgasmo femenino promedio dura 15 segundos —es cierto, el nuestro es tres veces más largo! Pero aquí está el pago: casi todos los hombres alcanzan el orgasmo durante el sexo, mientras que menos de la mitad de las mujeres lo hace.

Publicidad