Cómo evitar el frizz en el pelo


Cuando tu pelo se carga de estática o se electriza, fenómeno más conocido como frizz , nos provoca momentos desagradables cuando estamos listas para salir o durante una reunión importante. La falta de humedad en el cabello, de ácidos grasos esenciales, de proteínas o cabellos muy largos, suelen ser las causas de este molesto estado del pelo, que lo hace lucir maltratado y sin vida. A continuación te enseñamos algunos tips para que aprendas cómo evitar el frizz en el cabello.

El pelo electrizado, que se concentra en la superficie de la fibra capilar, es común en cabellos muy finos y con un mal cuidado diario, por eso debes tomar algunas precauciones al momento de lavar tu pelo. Por ejemplo, debes escoger un shampoo de buena calidad, porque los que son muy baratos no tienen la capacidad de quitar la electricidad del cabello. En el mercado puedes encontrar un sin número de shampoos antifrizz, pero debes además preferir el que sea adecuado para tu tipo de cabello.

Al momento de escoger un shampoo, crema de peinar, gel o laca, fíjate que esté libre de alcohol, porque éste actúa como un potente astringente que reduce la grasa del pelo, pero que puede secarlo en demasía, lo que termina dañando sobre todo los cabellos más pajosos en los cuales es más común el frizado.

Procura lavar tu cabello siempre con agua tibia o fría, porque el agua caliente lo reseca más. Una vez que lo hayas lavado trata de secarlo con la toalla y aplícate un acondicionador especial para la hidratación del cabello; úsalo en todo el pelo y trata de desenredarlo lo más posible.

No utilices con tanta frecuencia moños o pinches, porque dañan tu pelo con la fricción, lo cortan y quiebran innecesariamente, y si son de mala calidad además cargan el cabello de estática y hacen que esos pequeños pelos quebradizos se paren, dando un aspecto de cabello rebelde e indomable. Lo mismo para las peinetas o cepillos, no utilices los plásticos ni metálicos, porque cargan eléctricamente el pelo al cepillarlo. Por eso, te recomendamos, escoger peines de madera, de preferencia con dientes anchos.

Además es recomendable que mantengas el pelo humectado, porque cuando se torna seco se parte fácilmente y se friza. Para esto puedes cortarlo con más frecuencia o aplicar tratamientos con un buen acondicionador y un shampoo suave. Prefiere los que contienen jojoba, aloe de vera o glicerina.

Ten especial cuidado con el uso del secador de pelo, toma la precaución de que esté por lo menos unos treinta centímetros alejado de tu pelo y no lo pongas en contacto directo con él. Asimismo evitar usar las famosas planchas de pelo o los rizadores, que son una fuente de calor poderosa que daña tu cabello.

Si tu pelo es ondulado o rizado existen alcances especiales que debieras considerar, tales como recortar las puntas del cabello mínimo cada dos meses, utilizar un tratamiento de proteínas cada treinta días, no realizarte cortes de pelo con navaja, aplicar una crema humectante en el cabello húmedo, no lavar el cabello todos los días, usar de preferencia una peineta con dientes separados y no utilizar decolorantes muy fuertes si es que pretendes teñirlo.

Si decides comprarte alguna mascarilla en base a vitaminas o queratina, recuerda que en general, las éstas se aplican sobre el cabello húmedo y recién lavado, y se deben extender con mucho cuidado por la totalidad de tu cabello. En tanto, una buena fórmula para potenciar su efecto es envolver tu cabellera en una toalla o en papel de aluminio, para que el calor haga que los elementos presentes en la mascarilla penetren aún más y se logre el objetivo pretendido.