¿Cómo proteger a las mascotas de los fuegos artificiales?

Darán las cero horas del 1 de enero de 2018 y en múltiples ciudades del mundo se celebrará la llegada del nuevo año con un gran espectáculo de fuegos artificiales. Mientras las personas disfrutarán del show y sacarán fotografías a las diversas formas de las luces en el cielo, sus mascotas pasarán un muy mal rato.

El gran ruido que acompaña la pirotecnia desata varios efectos negativos en los animales. Las mascotas, al no saber de dónde viene y qué es el ruido que escuchan, pueden sentir miedo, lo que puede provocar huidas o bien vómitos, diarrea e incluso taquicardia y, en algunos casos, comportamientos excesivamente agresivos.

“La capacidad auditiva de los perros se diferencia de la del humano por su gran aptitud para captar sonidos a altas frecuencias (60.000 ciclos por segundo versus 20.000). Ellos pueden captar grandes densidades de ondas por segundo, gracias a lo cual perciben sonidos como los emitidos por los murciélagos y las ratas, que para el hombre son imperceptibles. En cuanto a la percepción de sonidos distantes, los perros pueden detectar un sonido débil a una distancia de entre cuatro y cinco veces mayor que un ser humano”, señala docente de la carrera de Medicina Veterinaria de la Universidad del Pacífico, dra. Sylvia Arrau.

Así, los gatos y los perros son especies muy sensibles frente a los sonidos de alta frecuencia y de larga duración. Por ello padecen de una hipersensibilidad auditiva, lo que se traduce en que los ruidos fuertes o explosiones provocados por pirotecnia, tormentas, etc. puedan causarles pánico y manifestar conductas inhabituales. Estos efectos son conocidos entre los amantes de los animales, quienes han logrado que algunas comunidades tomen conciencia y lancen los fuegos silenciosos, como lo hizo recientemente la Municipalidad de Collecchio en Italia.

¿Qué hacer?

  1. Reforzar experiencias positivas: Duplicar los cariños, ofrecerle galletas caseras para perros y aumentar los juegos caninos y palabras amables.
  1. Poner música clásica: Estas melodías relajan a los perros. Son una valiosa herramienta para tranquilizar al animal.
  1. Colocar previamente a la mascota en habitaciones más protegidas: Ante los ruidos fuertes como pirotecnia, es mejor situar a los animales en lugares protegidos (ojalá salas con aislación acústica) y donde se disminuya el riesgo de que se pueda escapar o dañarse con algún objeto.
  1. Usar fármacos: El uso de tranquilizantes y sedantes del tipo de la Acepromazina (Acedan, Acepril, Pacifor, etc.), logran tranquilizar a los animales y disminuir la ansiedad y el pánico. Sin embargo, hay que tener en consideración que no están exentos de efectos adversos, como bajas de presión, taquicardia, debilidad muscular y convulsiones en algunos casos. Estos productos son de uso exclusivo veterinario y si bien están al alcance del público, solo deben ser recomendados por el Médico Veterinario de cabecera.
  1. Utilizar medicina natural: Los preparados en base a plantas, como fitoterápicos, aceites esenciales y flores de Bach, han alcanzado una gran popularidad para preparar a las mascotas para estas situaciones estresantes. Dan muy buenos resultados, sin producir efectos negativos o interacciones con otros medicamentos.
Publicidad