¿Cómo detectar los lunares cancerígenos?

Para detectar si tienes algún lunar cancerígeno es importante que te evalúes frente a un espejo puede ya que esto puede ser una práctica que lo ayudará a prevenir un cáncer a la piel para ello es importante que sepas que disminuir la exposición prolongada al sol es la base para evitar esta peligrosa patología.

Los lunares son muy diversos, de distintos tamaños, colores y formas, no hay un número definido de aparición y por lo general son benignos, sin embargo, llegan a ser muy peligrosos cuando su composición es de carácter maligno.

Son una agrupación de células pigmentadas en su gran mayoría benignas, que a su vez tienen la capacidad de provocar el temido cáncer de piel llamado melanoma maligno que puede ser muy agresivo y potencialmente mortal.

Para ayudar a descubrir sus cambios y reconocer si estos pueden tornarse riesgosos para su salud, te enseñamos a cómo detectar a tiempo su capacidad dañina y con ello evitar la generación de un cáncer.

Una de las recomendaciones más sencillas que se pueden adoptar es el autoexamen.

A fin de llevar un control de los lunares, la idea es revisarlos de manera frecuente:

  • Mire su cuerpo por delante y por la espalda frente a un espejo, revise los costados levantando los brazos.
  • Observe por debajo de los brazos, antebrazos, manos y palmas.
  • Examine detrás de las piernas y pies, fíjese en las plantas y entre los dedos.
  • Separando el cabello, busque detrás del cuello con un espejo de mano. Mire sus orejas.
  • Con el espejo de mano investigue su espalda y nalgas.

En caso de presentarse alteraciones o la aparición de algún lunar que pueda generar sospecha se hace:

  • Se extirpa quirúrgicamente y es enviado a biopsia para análisis anatomopatológico.
  • El tratamiento a seguir dependerá del resultado del examen.
  • En el caso de un melanoma maligno es muy importante un diagnóstico precoz, si el tumor es operado en etapa temprana o in situ el pronóstico del paciente es muy bueno.
  • Por el contrario, si el melanoma ya está en una etapa de invasión más profunda de la piel, con metástasis loco regionales o a distancia, el pronóstico en muy sombrío, en ocasiones mortal, convirtiéndose en una condición de salud catastrófica para el paciente y su familia”.

 

 

Publicidad