Ya viene: temporada de piscinas

A pesar de que el calor muchas veces nos hace desear con todas nuestras fuerzas una piscina, a veces el costo que implica hacerla y mantenerla nos puede frenar. Lo cierto es que hay piscinas que necesitan cantidades mínimas de productos en mantención y además son económicas.

  • Las piscinas armables son las más sencillas,

Si pensamos en cuales son las más útiles, claramente debemos inclinarnos por las piscinas de interior, ya que pueden usarse todo el año, más aún si es temperada. Aunque ésta y la piscina de exterior requiera una inversión inicial mayor, hay modelos que son bastante accesibles (como los de fibra de vidrio).

Vienen en varios modelos y colores, además de tener estas cualidades, no necesitas contratar un batallón de hombres que hagan un hoyo en tu jardín y estén por lo menos un par de semanas todos los días en tu casa… el único problema de las piscinas armables es que vas a necesitar a un par de personas para que la monten, además de ser muy cuidadosa en guardar bien todas las piezas al momento de desarmarla.

Las instrucciones para armar y mantenerla son sencillas:

  • Básicamente necesitarás preparar un área que tenga un terreno parejo.
  • Con el acceso a la electricidad para poder poner el filtro.
  • Coloca con seguridad las paredes.
  • Instala el trazador de línea.
  • Une el marco y cualquier ajuste decorativo.
  • Instala el filtro, y agrega el agua.

Para mantener el agua cristalina y salubre, debes contar con:

  • El kit de prueba de agua.
  • Algún tipo de cloro para piscina,
  • Un anti algas.
  • Un tratamiento por electrochoque.
  • Productos químicos para aumentar y para disminuir el pH según sea necesario.

Luego de tener lista la piscina puedes disfrutarla como quieras, la idea de pasar una tarde flotando al sol es algo que atrae a cualquiera… si quieres enchularla, puedes agregar una cubierta unida y un calentador de agua, así tendrás una piscina temperada para disfrutar en primavera y otoño.

La instalación de una piscina fija, si bien implica un costo mayor en todos los sentidos, también es un aporte a la hora de vender tu casa, pues aumenta considerablemente la plusvalía.

Lo bueno de estas piscinas, además de no tener que armarla cada verano,  es que son mucho más grandes, la profundidad varía según las necesidades e intereses de sus dueños. Puedes incluirle un jacuzzi, luces en su interior, diseñar la forma que quieras,  ponerle un trampolín, además de elegir el color con el que puedes pintarla.

Las piscinas son para disfrutarlas, no para darnos dolores de cabeza, si no tienes el espacio o los medios para construir una hundida en la tierra, existen muchas otras opciones. Recuerda que a los niños hay que vigilarlo de  sobremanera, poner rejas a su alrededor y una carpeta protectora son una de las mejores medidas que puedes implementar.

Publicidad