Cómo evitar la caspa


Más que incómodo resulta el Pityriasis Simplex o Furfuracea, más conocido como caspa, que deja huellas en la ropa, que ensucia todo sombrero o gorro que te pongas y que se ve particularmente poco delicada sobre la vestimenta de color negro. Sin embargo, el no enjuagarnos bien el cabello cuando lo lavamos puede ser la principal causa de este incómodo mal, que afecta principalmente a las mujeres de pelo largo. El estilista Claudio Silva de la peluquería “La Bonita”, nos cuenta cómo evitar la caspa.

La caspa corresponde a un desprendimiento en exceso del cuero cabelludo, produciendo así unas escamas de color blanco o amarillo, que se segregan con facilidad. Suele manifestarse con más frecuencia durante la adolescencia, pudiendo confundirse con patologías derivadas como la dermatitis seborreica; que se da principalmente en el cuero cabelludo produciendo que la piel se descame. Es fácil confundirla con la caspa, aunque esta última no es una enfermedad, sino un posible síntoma de esta patología.

Existen muchas causas que podrían originar la aparición de caspa en el cabello: el estrés, uso de medicamentos o un mal enjuague al lavarlo, ya sea por el shampoo o acondicionador. En palabras del especialista, existen dos tipos de caspa; la que se produce a causa de la humedad y la de tipo nerviosa, que es similar a una psoriasis. “Hay gente que tiene mucho cabello y no alcanza a secar durante el día el cuero cabelludo, sumado a ello los residuos mínimos que quedan del lavado; se empieza a formar un hongo”.

La caspa, que es más bien un hongo, “aparece mucho en invierno por las duchas cortas, donde no te enjuagas bien y no hace calor”, asegura el estilista. Agrega que “tampoco es necesario salir con el pelo totalmente seco. Si tienes mucho cabello, lo ideal es secar sólo un poco la raíz, porque en verano no es necesario. Hay gente que suele tomarse el pelo al salir de la ducha, y si tiene mucho, no se alcanza a secar”. Por ello, si tu cabello es largo y te molesta tenerlo suelto, sécalo muy bien antes hacerte un moño.

Los shampoo anti caspa son una buena alternativa para estabilizar el cuero cabelludo, aunque son muy fuertes y suelen resecar el cabello. “Por eso es bueno usarlo por un tiempo nada más, un par de semanas o tres, pero cuando ya veas que desaparece, vuelves a tu shampoo normal”, aconseja Claudio Silva. Por ello, ten en cuenta que la caspa no se pega, así que no es necesario alejarte de alguien que sí la tenga por temor, ya que se trata de una cuestión de aseo personal.

Un buen lavado

La caspa tampoco produce calvicie, así lo que más importante es asegurar un buen lavado que evite dejar residuos de shampoo o acondicionador en el cuero cabelludo. El estilista recomienda hacerlo día por medio, sobre todo si es largo. Y pon atención, porque debes aplicar shampoo dos veces, con sus respectivos enjuagues, para posteriormente pasar al bálsamo. “El acondicionador se aplica de medio a punta para después vuelves a aclarar. En el fondo, lavar bien el cabello te toma cinco minutos”, precisa Claudio Silva.

 El agua muy caliente tampoco le hace bien al cabello, trata que se encuentre tibia. Tampoco es bueno presionar demasiado los dedos sobre el cuero cabelludo. “El cabello tiene como escamitas de pescado que son cutículas, ya con el shampoo se dilatan y se separan, al restregarlas, se abren más todavía. Entonces, se empieza a formar el frizz”, acota el estilista. Un consejo es realizar el último enjuague con agua fría para sellar la cutícula.