La nieve, el ski y los ojos

Ir a la nieve es un excelente panorama en los meses de invierno y por supuesto esto implica tener precauciones para protegernos de los elevados niveles de radiación solar si queremos tener buenos recuerdos del viaje.

Una de las cosas que debemos tomar en cuenta a la hora de jugar con la nieve es proteger muy bien tus ojos porque de esta forma previenes lesiones graves en los ojos ocasionadas por las radiaciones solares, para estos casos es importante usar una protección ocular adecuada.

Si quieres practicar esquí debes seguir estos consejos a la hora de comprar tus lentes protectores:

  • Que exhiban la marca CE
  • Que su nivel de protección UV sea de 4 o filtren por lo menos el 75% de la radiación ultravioleta
  • Que filtren al menos el 50% de la radiación infrarroja (IR)
  • Que cuenten con protección lateral
  • Que estén fabricadas con un material resistente a impactos (policarbonatos, orgánicos endurecidos, trivex…)

En caso de que no tengas los ojos protegidos de los rayos solares, estas son las posibles lesiones oculares que puedes padecer:

  • Dolor intenso, que aparece entre 4 y 6 horas después de la exposición a los rayos UV
  • Sensación de cuerpo extraño o de arenilla dentro de los ojos
  • Lagrimeo
  • Fotofobia o intolerancia anormal a la luz
  • Ojos rojos
  • Disminución de la agudeza visual

¿Qué hacer en caso de tener estos síntomas?

  • Reposar en la oscuridad con los ojos cerrados
  • Tapar los ojos usando gafas muy oscuras o un vendaje ocular
  • No frotar los ojos y evitar durante un tiempo el uso de lentillas

Es importante que sepas que las personas que quieren esquiar sean habituales como esporádicos, deben tener especial cuidado en la protección de sus ojos porque los rayos solares pueden ser hasta ocho veces más intensa en las pistas de esquí que en otros lugares debido a las propiedades de reflexión de nieve.

Publicidad