Los múltiples beneficios del amor para el cuerpo y la mente

Cuando nos enamoramos todo es risas y sonrisas. El sol brilla más que nunca, se van los problemas y hasta la tarea más complicada se puede hacer con buena disposición si se tiene en mente a la persona amada.

Y no se trata sólo de un estado anímico que afecta a unos pocos: estudios científicos han demostrado que tanto para hombres como para mujeres, enamorarse trae beneficios tanto en el aspecto físico como psicológico.

En cuanto a la salud, el amor ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, previene el envejecimiento prematuro, favorece la digestión y activa la circulación sanguínea. Es más, el aspecto externo de la persona mejora favorablemente y no es raro que familiares y compañeros de trabajo noten la diferencia y hagan bromas al respecto, queriendo sabe qué nos pasa que nos vemos tan bien.

El enamoramiento es capaz de activar y estimular algunas áreas del cerebro, “lo que provoca que las personas enamoradas tengan otra actitud frente a la vida, ya que al sentirse queridas, el amor, la seguridad y la confianza hacia uno mismo crecen”.

Cómo opera el enamoramiento

El proceso de enamoramiento suele comenzar con una atracción física inicial hacia otra persona. A continuación, se potencia con una atracción personal, y se dispara definitivamente cuando se presenta un conocimiento o sospecha de que existe reciprocidad en la atracción (que esa persona se siente también atraída física y personalmente hacia nosotros).

Se estima que la primera fase de enamoramiento puede extenderse de 3 meses a 1 año, ello dependerá de cada persona y la relación que construya. De todas maneras, los beneficios operan para todos y lo mejor que se puede hacer es aprovecharlos y así mejorar la salud física y mental.

Los síntomas más típicos del enamoramiento

  • Las personas más sensibles ante la persona amada reaccionan con sudoración, pulso acelerado, tartamudeo, aumento de la presión arterial, risa floja, taquicardia, alteración de la percepción del tiempo, dolor o ansiedad en el estómago.
  • Idealización de la persona.
  • Admiración de la persona.
  • Atribución de cualidades positivas evitando las críticas.
  • Necesidad de estar con la persona.
  • Agradar a la persona amada se convierte en la mayor ilusión.
  • Distorsión en la percepción del tiempo. La ansiedad da la idea de un paso más lento y la alegría, de un paso más rápido.
  • Cualquier situación o circunstancia recuerda a la persona amada.
  • Ansiedad de estar junto a ésta y al estarlo, no querer separarse.
Publicidad