Los beneficios del propóleo

Los beneficios del propóleo

El propóleo es un recurso floral recolectado por las abejas, que estimula las defensas frente a las infecciones, esta sustancia es fabricada por las abejas a partir de las yemas y resinas de los árboles, que mezclan en su boca con cera y secreciones salivares.

Propiedades medicinales del Propóleo

    • Antioxidante
    • Antibacteriano
    • Antivírico
    • Antiinflamatorio
    • Analgésico
    • Inmunoestimulante
    • Remineralizante
    • Antialergénico
    • Anestésico
    • Antitumoral

Cómo usar el Propóleo:

    • La mejor forma de utilizar el propóleo es en forma de extracto o tintura.
    • A la hora de tomar propóleo, debemos seguir la prescripción médica o la dosis recomendada en el prospecto del producto, que dependerá de la concentración de propóleo en la tintura.
    • Si vas a utilizarlo para tratar alguna infección interna, tómalo ingerido (con agua o miel). Si lo vas a usar para tratar enfermedades o trastornos de la piel y heridas, aplícalo de forma externa, directamente sobre la afección.
    • Debe conservarse en un recipiente de vidrio oscuro que lo proteja de la luz.
    • Procura que el lugar donde lo guardes no suba de los 15º, ya que se conserva mucho mejor con temperaturas frescas.
    • Bien conservado puede durar muchos años.
    • Si lo vas a utilizar de forma oral (ingerido) tendrá más acción si lo combinas con miel o jalea real.

Beneficios del propóleo:

  • Estimula el aumento de nuestras propias defensas corporales.
  • Actúa en nuestro sistema inmunológico ayudándolo a ser más eficaz y rápido en sus respuestas.
  • Nos protege igual que lo hace con la colmena.
  • Es un antibiótico de alto espectro con un importante efecto antigripal.
  • En dermatología, también se usa como potente cicatrizante, desinfectante y también antiinflamatorio aplicado directamente en las heridas.
  • Es muy beneficioso para el sistema circulatorio y digestivo,
  • Requiere de la supervisión de un especialista para que podamos tomar la dosis diaria adecuada.
  • Evita el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos que alimentan las células de cáncer (anti-angiogénesis)
Publicidad